Inicio » Actualidad » Varones imprescindibles y hombres prescindibles

Varones imprescindibles y hombres prescindibles

FUNDACIÓN CASTILLA DEL PINO

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

NUESTRA APARENTE RENDICIÓN

MENOS DÍAS AQUÍ

POR UNA NUEVA ESCUELA: OTRA ESCUELA ES POSIBLE

LA OPCIÓN DE EDUCAR EN CASA

COMUNA DE IDEAS / Juan Carlos Monedero

TELESUR

Contador-Geovisite

Nuevo DESorden – Web de CARLOS TAIBO

AJOBLANCO

EL BLOG DE CASILDA RODRIGÁÑEZ BUSTOS

DIARIO PÚBLICO

PERIODISMO HUMANO

ELDIARIO.ES

¿Somos los varones una especie en extinción? Esta pregunta me ronda y me preocupa desde hace cierto tiempo. Sobre todo cuando veo a tíos que se divorcian y abandonan todas sus responsabilidades (especialmente hacia sus hijos). Y a otros que persisten en confundir lo que hacen con lo que son y terminan succionados por su perfil laboral o profesional hasta el punto que ésa es toda su identidad.

Y a hombres que aún creen que hay alguna relación directa entre el tamaño de su automóvil y el de su pene y que, además, lo proclaman. O a los señoritos que han descubierto que ser hijos eternos, que no salir de sus hogares paternos, les protege de las auténticas responsabilidades y los verdaderos protagonismos de la vida y, por lo tanto, se fosilizan junto a papá y mamá (cuando no junto a mamá sola).

El coche como una prolongación de la masculinidad

Agregad a los varones que se declaran a sí mismos discapacitados para participar activamente en la educación, la salud  y la vida emocional de sus hijos y dejan el paquete en manos de la madre, abonándose a una creencia cultural según la cual los vástagos son un poco más de la mamá que del papá.

Los hay también que despiertan vergüenza ajena, con sus ya rancios chascarrillos y actitudes antifemeninos (no confundir, por favor, con antifeministas), como si eso les diera certificado de hombría.

Y están los caballeros progres que, con las mejores intenciones, creen que ponerse a tono con los tiempos es “femineizarse”, esto es, adoptar como deseables cualidades culturalmente atribuidas al otro sexo y pedir perdón por los propios aspectos, como si éstos fueran en sí negativos o disfuncionales, sin darse cuenta de que hay maneras integradoras y valiosas de ser hombre sin renegar de lo propio.

Y, frente a esto, veo a mujeres cada día más enfadadas, desanimadas o entristecidas ante actitudes de los varones que las rodean o con los cuales conviven. ¿Y qué ocurre si un día ellas se hartan y deciden prescindir de nosotros, quienes ya ni somos príncipes ni somos azules, sino simples hombres desteñidos?

En nuestra mayoría, los varones no resultamos hoy ni compañeros, ni complementos emocionales de las mujeres. El rol de proveedor, que se nos había asignado en exclusiva durante tantas generaciones, puede ser muy bien desarrollado, y de hecho lo es, por ellas.

Los bancos de semen, la inseminación artificial (que también lleva nombres vergonzantes como fertilización asistida o in vitro), nos hacen prescindibles en la gestación de un niño. Por no hablar del inquietante desarrollo de la clonción que, según anuncian algunos peligrosos científicos contemporáneos, permitirá reproducir a los humanos a partir de una célula… ¡materna!

Congelación de Semen en los bancos de semen

Así es como nace mi pregunta inicial y temo que, con ella, también una respuesta: aferrados al estereotipo tradicional o limitados a cambios superficiales de ese modelo, los varones (convertidos en lo que hoy se entiende por hombres) corremos serio riesgo de ser una de las especies en extinción en el siglo veintiuno, aunque hasta hoy ninguna organización ecologista nos haya incluido en sus listados.

Invito  a responder con un “no” a todos aquellos que piden a los varones, y esperan de ellos, actitudes, pensamientos, palabras y gestos que perpetúen el modelo clásico de hombre blindado parado sobre las cuatro “P” de la masculinidad tradicional: productor, proveedor, protector y potente. Entre otras cosas, por la endeblez y la precariedad de esas patas, además de los riesgos que comportan para la salud emocional y física del hombre.

Protector, Proveedor, Cabeza de familia

Ni domados, ni blindados, los varones contemporáneos asomamos más bien desorientados. Hay necesidad de una masculinidad más receptiva, más emocional, más intuitiva, más compasiva, que conecte fuerza no con violencia destructiva, sino con creatividad, y que dé a la capacidad competitiva un sentido de superación y fecundación, antes que de enfrentamiento y aniquilación del otro (competimos para superarnos tú y yo, y en ese proceso mejoramos nuestra comunidad y el mundo, antes que enfrentarnos para eliminarnos).

Creo con más convicción que nunca en la necesidad de que los varones nos aceptemos, como humanos, como seres constituidos por dos energías, una activa y ejecutiva y otra receptiva y reparadora. La masculinidad profunda se nutre de ambas, la machista desprecia la segunda. Pero ese rechazo es inútil, ya que, de todos modos, dicha energía está en nosotros, dormida, a la espera, para sanarnos y hacernos mejores hombres.

En cuanto a mi pregunta sobre si somos los varones una especie en extinción, la respuesta es sí. Hay un modelo de hombre, aún vigente y diría hegemónico, que no tiene futuro. Congela y posterga lo más rico y fecundo de la masculinidad.

Quienes continúen aferrados a él para confirmar su “masculinidad” seran, antes de lo pensado, varones prescindibles. Quienes lo trasciendan, en gestos y actitudes, enriquecerán su hombría, la compartirán, disfrutarán y celebrarán con sus hijos, mujeres y demás hombres. Podrán decir, como el poeta Gabriel Celaya: “No reniego de mi origen/ pero digo que seremos/ mucho más que lo sabido/ los factores de un comienzo”.

Fuente:  PRÓLOGO A LA EDICIÓN ESPAÑOLA DEL LIBRO Esta noche NO, querida    (de SERGIO SINAY)


1 comentario

  1. Raúl dice:

    Tema interesante y con el que yo también estoy preocupado, ya no solo a nivel natural (que también) sino sobre todo social. Me enrrollaria porque anda que no tengo hipótesis, argumentos, ideas, estoy documentado pero sobre todo interés. Ciao

    P.D: Me gustaria saber quien ha hecho este espacio. Gracias

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BANCA ÉTICA FIARE

A %d blogueros les gusta esto: