Inicio » Actualidad » LOS HOMBRES SON MUJERES MODIFICADAS

LOS HOMBRES SON MUJERES MODIFICADAS

FUNDACIÓN CASTILLA DEL PINO

ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA

NUESTRA APARENTE RENDICIÓN

MENOS DÍAS AQUÍ

POR UNA NUEVA ESCUELA: OTRA ESCUELA ES POSIBLE

LA OPCIÓN DE EDUCAR EN CASA

COMUNA DE IDEAS / Juan Carlos Monedero

TELESUR

Contador-Geovisite

Nuevo DESorden – Web de CARLOS TAIBO

AJOBLANCO

EL BLOG DE CASILDA RODRIGÁÑEZ BUSTOS

DIARIO PÚBLICO

PERIODISMO HUMANO

ELDIARIO.ES

Según La Biblia, Eva fue modelada a partir de la costilla de Adán. Sin embargo, si la genética ha sorprendido a los racistas al revelar que África es la cuna de la humanidad, también ha sorprendido a los chovinistas del sexo masculino. El ADN ha revelado que la historia contada por el libro del Génesis estaba completamente equivocada. Por defecto, el ser humano está genéticamente programado para ser una mujer.

Sterkfontein Caves (Cuevas de Sterkfontein) Cuna de la Humanidad

En la película My Fair Lady, el profesor Henry Higgins hizo la famosa pregunta: “¿Por qué no puede ser una mujer más parecida a un hombre?”. Sin embargo, desde la perspectiva genética, la pregunta es más interesante y reveladora cuando se formula a la inversa: ¿Por qué no puede ser un hombre más parecido a una mujer?

El descubrimiento de la explicación genética de las diferencias entre los sexos lo llevaron a cabo de manera independendiente, y con acierto, una mujer y un hombre. En 1905, Nettie Stevens y Edmund Beecher Wilson observaron que las células de los hombres y las mujeres tenían una estructura cromosómica distinta.

Mientras que las mujeres poseían dos copias de un cromosoma grande, el cromosoma X, los hombres solamente tenían una copia de este cromosoma junto con otro cromosoma mucho más pequeño, Y. Estos investigadores identificaron que las mujeres poseen la pareja de cromosomas XX, mientras que los hombres poseen la pareja XY.

Cuando la meiosis separa lo pares de cromosomas para crear los gametos que poseen un solo conjunto cromosómico, los óvulos siempre son portadores de un cromosoma X, mientras que los espermatozoides pueden ser portadores de un cromosoma X o de un cromosoma Y.

El espermatozoide que porta un cromosoma X da lugar a un gameto femenino cuando se une a un óvulo; sin embargo,  el espermatozoide portador de un cromosoma Y da lugar a un gameto masculino. Durante las 6 primeras semanas de gestación, los embriones masculinos y femeninos se desarrollan de forma idéntica.

De hecho, lo seguirían haciendo -y con ello darían lugar a recién nacidos con fenotipo fenenimo- si no fuera por el efecto de un gen localizado en el cromosoma Y. El cromosoma X extra de la mujer no envía ninguna señal adicional que haga que el gameto adquiera el sexo femenino. Todos tendríamos un fenotipo femenino si no fuera por la intervención de un gen denominado SRY.

El gen SRY fue descubierto en 1990 por Robin Lovell-Badge y Peter Goodfellow, y su denominación hace referencia a la región de determinación sexual Y  (sex-determining region Y). Las personas que poseen una copia activa de este gen desarrollan pene, testículos y barba, mientras que las que carecen de éste desarrollan vagina, útero y mamas.

Si este gen no se pone en marcha a las siete semanas del embarazo, el cuerpo se sigue desarrollando por omisión a través de la línea femenina. Si el gen SRY de un embrión XY presentara una mutación y no fuera funcionante, u otros problemas genéticos hicieran que las células periféricas de los tejidos fueran insensibles a las hormonas masculinas que elaboran las gónadas a consecuencia del efecto de este gen, el embrión se desarrollaría a través de la lína femenina (aunque sería infertil).

Feto de siete semanas

En algunos casos, el gen SRY se puede localizar en un cromosoma X debido a una mutación denominada translocación. Cuando ocurre esta eventualidad, los individuos XX se convierten en personas de sexo masculino.

El gen SRY actúa como un “interruptor” cuyo encendido da lugar a la masculinidad. A las cinco semanas de embarazo, todos los embriones comienzan a desarrollar gónadas sin diferenciación sexual que se pueden convertir potencialmente en testículos o en ovarios.

Al cabo de dos semanas más, el “interruptor” SRY se enciende o se queda como está. Una vez activado, indica a las gónadas que se conviertan en testículos; si está ausente, apagado o silente, las gónadas se transforman en ovarios.

A las ocho semanas, los testículos recién formados comienzan a producir hormonas masculinas, los andrógenos, que inducen a la masculinización del cuerpo. Los conjuntos de células que en caso contrario se habrían transformado en el clítoris y los labios vulvares forman el pene y el escroto, y los órganos sexuales quedan conectados entre sí a través de una serie de conductos que se atrofian en los embriones de sexo femenino. El gen SRY hace que el embrión se convierta en un hombre.

Ocho semanas

El gen SRY también desempeña una función en los comportamientos más habituales entre los portadores de un cromosoma Y, como la asunción de riesgos y la agresividad. Ninguna de estas conductas está programada directamente por el gen SRY, aunque algunos de los casi 85 genes restantes del cromosoma Y humano se podrían asociar a rasgos frecuentes en los hombres.

No obstante, todos estos genes quedan bajo la influencia del potente gen SRY; la producción de andrógenos que desencadena da lugar a la masculinización de la mente y el cuerpo. Al menos en parte, este efecto genético indirecto es posiblemente tan responsable de los rasgos típicos de la personalidad masculina como lo son la cultura y el aprendizaje.

Fuente:  50 cosas que hay que saber sobre GENÉTICA     (Mark Henderson)


4 comentarios

  1. natalia dice:

    Muy bien explicado, no es la primera vez que he llegado a saber sobre este descubrimiento, es muy interesante pues rompe con la creencia de que la mujer viene del hombre, genéticamente la mujer es mas compleja que el hombre, este es un complemento, al principio de la creación solo eramos hembras, pero por mutación se creo el hombre, lo cual nos ayuda a evolucionar de forma mas rapida, actualmente hay muchas especies animales y vegetales con un solo sexo y este por supuesto es el femenino la cual se reproduce sin necesidad del masculino.

    Me gusta

  2. Correcto, Joel. Gracias por el comentario. Espero que el tema, compartido con tus alumnos, os dé mucho juego. Si lo demás es correcto, parece que el hombre, el humano masculino, le debe su existencia a que el gen SRY se active, se encienda. La razón por la cual se “enciende” este gen “interruptor” o sigue apagado la ignoro. Ni siquiera estoy seguro de que haya una razón o que el encendido del dichoso gen, tal como parece sugerir Mark Henderson en su libro, sea más extraordinario que el apagado. Pero tenemos discusión por delante.
    Saludos cordiales.

    Me gusta

  3. Joel dice:

    Bien explicado… lo usaré para mis alumnos. Sin embargo, creo que deberías corregir un pequeño error. Dices:
    “El espermatozoide que porta un cromosoma X da lugar a un gameto femenino cuando se une a un óvulo; sin embargo, el espermatozoide portador de un cromosoma Y da lugar a un gameto masculino.” Realmente lo que dan lugar es a zigotos femenino o masculino. No a gametos, puesto que tú mismo dices que los gametos sólo tienen una copia de cada cromosoma. El espermatozoide aunque contenga un cromosoma X sigue siendo un gameto masculino.
    Un saludo,
    Joel

    Me gusta

  4. Mr Cannella dice:

    auoq Phil Cannella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

BANCA ÉTICA FIARE

A %d blogueros les gusta esto: